el exilio de “Cocksucker blues”

exilioHoy se cumple el 37 aniversario de la publicación del disco “Exile on Main Street“, una de las joyas musicales de los Rolling Stones, doble álbum producido por Jimmy Miller, considerado como uno de los más importantes trabajos de la historia del rock.

 Al margen de su indiscutible valor sonoro, hay otros factores de interés. Por ejemplo, la portada. Un collage del fotógrafo Robert Frank, inspirada en su obra “The Americans“, que inició una relación tormentosa entre la banda y el autor de origen suizo. 

Fruto de este primer contacto nació el documental “Cocksucker blues” -literalmente el blues del chupapollas-, una película que, inicialmente, trataba de relatar la gira de presentación de “Exile” de los Stones en 1972 por Norteamerica. Eso sí, con el toque arty de Frank, pensarían Jagger y sus amigos.

Nada más lejos de la realidad. Frank hizo cine verité; es decir, el retrato fiel de una banda de Rock -con mayúsculas- en el precipicio del éxito. Descomposición mental, drogas de todo tipos, chicas y chicos practicando sexo en grupo, caprichos de niños ricos en aviones a todo lujo, groupies, camellos, chutes de heroína en directo y mucho aburrimiento.

Los Stones habían llegado a la cima y había un tipo que grababa todas sus tonterias. Una especie de Gran Hermano sin la moralina de Mercedes Milá. Pese a ciertas escenas impagables – supuesta masturbación de Jagger, Truman Capote y Andy Warhol en plan idiota, señorita rascándose con alegre frenesí  el origen del mundo, striptease en el autobús-, el documental puede resultar pesado y sin gracia.

No importa, refleja la vida y la gira de unas satánicas majestades que se habían escapado del Reino Unido para no pagar impuestos (de ahí el título del disco). Y los que no cumplen con las tasas de Hacienda merecen el escarnio público. Aunque esto no se cumplió. Los Rolling Stones consiguieron que el filme nunca fuera estrenado y los tribunales británicos calificaron Cocksucker blues como “muy obscena”. La sentencia permitía ver la película cinco veces al año pero sólo en presencia de Frank ¿?.

Pese a que su distribución y exhibición está prohibida por orden judicial, se puede conseguir la película buscando en algún punto de la red. Verla es una buena alternativa a la empalagosa película de Scorsese “Shine a light“, que presenta a los viejunos Stones haciendo pasta sobre un pulcro escenario. En “Cocksucker blues” se ve unos tipos bastante pasados de rosca mostrando el derrumbe de un sueño; es sólo rock&roll pero nos gusta.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Captain Gomez, cine, música

Una respuesta a “el exilio de “Cocksucker blues”

  1. Gracias por este post.

    Capitán Larraz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s