un nuevo símbolo

España y sus fantasmas. En 1975, el Rey Juan Carlos -todavía era Príncipe- viajó al Sahara Occidental para cerrar un capítulo colonial y retirar a las tropas un territorio que nunca fue nuestro pero tampoco del Reino de Marruecos.

Los saharauis quedaron a la merced de la geopolítica internacional; es decir, bajo el control del Gobierno de Rabat y el apoyo interesado de la nomenclatura política argelina.

Treinta y cinco años después del abandono español, surge un símbolo que pone en entredicho las actitudes y sinrazones de la estrategia política. Aminetu Haidar puede convertirse en “aguas de marzo“(es probable su traslado a un campamento saharaui en Argelia en breve plazo), pero, por fin, se ha puesto rostro a una reivindicación que, quizá no nos guste, pero que muestra la dignidad que este país no ha tenido con sus hijos del desierto.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, derechos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s