documentales como puños

No es fácil ni cómodo ser valiente. Y hay que ser muy valiente para contar la verdad. Este ha sido el trabajo de Belén Santos y David Alfaro en los dos últimos años. El resultado: el imprescindible documental “Los dioses de verdad tienen huesos”.

La película -reciente Premio del Público de DocumentaMadrid– relata la difícil evacuación de niños enfermos de Guinea Bissau para ser tratados en Europa; es decir, la lucha por la dignidad y contra la injusticia. Para ello se apoya en las vidas de Santiago y Víctor, dos españoles que trabajan allí en la ONG  Aida,  y en otros héroes locales o voluntarios que derrochan alegría y fuerza.

Es una tarea titánica. Con humor y muchas ganas, los personajes- reales-  tratan de salvar vidas en uno de los países más pobres del mundo entre un mar de papeleo -“burro-cracia”-, una absoluta carencia de medios -¿eso es un hospital?- y una clásica y egoista sordera occidental.

El documental rompe su esquema clásico y se adentra en un estructura casí de ficción que aligera  el metraje. “No somos expertos en documentales. David y yo hemos hecho más ficción y eso se nota”, señala Belén a Niusblog.

“Han sido dos años de trabajo para contar esta historia que tenía que ser contada. Nos advirtieron de los peligros y riesgos de rodar allí, nos dijeron ´no vayáis´… pero tuvimos suerte, pasaron cosas, vivimos experiencias fuertes, conseguimos fondos para la ONG…alcanzamos nuestro objetivo”, añade la co-directora  y hasta hoy amiga –fotografía inferior izquierda-, satisfecha por haber puesto sobre la mesa el debate sobre la injusticia y la indiferencia ante la miseria.

Y las cosas que pasaron, se cuentan y de qué manera. Desde los coloridos carnavales hasta el atentado mortal contra el presidente Nino Vieira -“entramos en su casa tras el crimen, no había cordón de seguridad, nadie lo impedía, estaba todo lleno de sangre”- ; desde las sobremesas eternas (brillante hilo conductor)  hasta la aventuras y juegos de Quemo o Aladje ya en Lisboa o Madrid -“desde hace un año no llegan niños enfermos a esta Comunidad”. Eso sí. Todo está contado con respeto, como el golpe de un puño que despierta emoción y pasión por la vida.

Paz y Bien

Para conseguir este resultado, los dos directores han practicado el ya popular “cine sin medios” pero con  mucha disciplina. “Lo hemos hecho todo.. el guión, la cámara, el montaje, las fotos, las webs, los contratos pero hemos tenido suerte”, destaca Belén que, en su día, abandonó una vida cómoda por contar historias reales.

La falta de medios no ha supuesto, en cambio, menos creatividad. Para profanos en este mundo, hay algunos usos narrativos sorprendentes como la Polyvisión   o una práctica de los tiempos musicales que emociona. Está claro que los cineastas de verdad tienen también huesos y de los duros.

Gracias a este esfuerzo, el resultado tiene futuro. Tras la presentación y premio en DocumentaMadrid, la película viajará al festival de Tarifa para cruzar, después, el estrecho y ser presentada en el Dockanema de Maputo. Esperemos que, pronto, las salas comerciales caigan en el hechizo de “Los dioses de verdad tienen huesos”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Captain Gomez, cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s