los festivales son para los otoños lluviosos

Se acabaron los días largos, las colas para comprar cerveza, el sol sobre la cara y el olor a orines de los festivales de música de verano. Llegó el frío y con él, el silencio festivalero.

Aunque no del todo. La escena musical alternativa también tiene sus eventos en otoño. Eso sí, las ofertas son más urbanas. Nada de dormir en la playa, bermudas chillonas o acampada de guitarra acústica. No, por favor.

Ahora es momento para que las salas se reinventen y los promotores plasmen ideas más especializadas. Este mismo fin de semana, por ejemplo, Madrid y Barcelona acogen dos propuestas muy diferentes.

En la capital, hoy mismo, se celebra “Castañas y Buñuelos”, un festival que, en su segunda edición, trae como cabeza de cartel a la chilena Javiera Mena. Los irlandeses Delorentos y los navarros Reina Republicana completan este festejo que reivindica un espíritu verbenero madrileño en clave “indie”.

Mañana, en una Barcelona menos castiza, la música y las artes visuales se aúnan y ocupan la fábrica Fabra i Coats. Se trata del MIRA, una fiesta de carácter vanguardista con “performances”, videoarte y el británico Actress como plato fuerte.

Todo esto sin salir de esta semana. Pero hay que abrir el calendario. Es tiempo de solidaridad y muchos artistas, pese a esa pose de tipos duros y al 21% de IVA, actúan gratis, por una buena causa y sin salir en el telediario.

Este es el caso de los grupos que participan en el “No Hunger 2012. Indie Contra el Hambre“, que Barcelona acoge en diciembre, en su cuarta edición, con unas combinaciones tan sorprendentes como The Pinker Tones junto a Albert Pla, unos incondicionales Klaudia mezclados con Cuchillo y otras sorpresas de distinto calibre y magnitud.

Según Alfonso Calderón, organizador del evento de Acción contra el Hambre, “las bandas colaboran, no cobran caché y no sólo tocan sus éxitos: tratan de ofrecer algo diferente porque es una ocasión única y saben que la fiesta es especial”.

Atraídos por la respuesta popular, el No Hunger tiene una nueva y primera cita el 14 de diciembre en Madrid. “Cada año hemos crecido en recaudación y en asistencia; por ello, va a ser un festival de dos ciudades”, confirma Calderón, sin desvelar un cartel que se irá conociendo poco a poco y que promete músicos de primera fila.

No hay incógnita, en cambio, para conocer el destino de los fondos: los programas de cooperación impulsados por la ONG en el África Subsahariana.

Otra fiesta solidaria madrileña en la que no vale colarse o rascar acreditación de bloguero es el primer festival benéfico Ox-Fan!, una iniciativa novedosa en España pero con éxito comprobado en el Reino Unido. La cita – la semana que viene- cuenta con el punk Ornamento y Delito y el pop suave de Los Lagos de Hinault como cabezas de cartel. La recaudación irá al proyecto Crece de la ONG Intermón-Oxfam.

El frío invita a recogerse y se multiplican eventos más pequeños. Algunas salas del circuito se animan a proponer festivales de grupos emergentes, tratando de ser radar musical para la cosecha del próximo año.

Este es el caso del Fred Perry 5212 Festival de la sala Costello de Madrid. Durante tres días -a finales de noviembre- pasarán por su escenario propuestas musicales y con futuro como Pasajero, Modelo de Respuesta Polar o Coffe&Wine.

No hay que desdeñar el poder de estas propuestas. En este garito, sin ir más lejos, dieron sus primeros pasos artistas ya consolidados como Russian Red, Hola a Todo El Mundo o Miss Cafeína.

Otra cita recoleta es el Winter Indie City (WIC), que como su propio nombre indica se celebra en Segovia. Desde finales de octubre y hasta marzo, una exquisita selección de bandas “indies” nacionales pasan por una ciudad “donde no venía ni el Tato”, según su alma máter Víctor Sanz.

“Es un pequeño festival que va hinchándose. Nos daba rabia que una ciudad tan chula estuviera limitada a nivel musical. Ahora, en su tercera edición, ya vemos cómo crecen las bandas y su repercusión en otros festivales”, dice Víctor con orgullo mientras nos remite a un cartel que presenta sonidos tan variados como Niños Mutantes, Templenton o Klaus&Kinski.

Y de lo pequeño a lo grande. No podemos cerrar este capítulo sin hablar de la séptima edición del Primavera Club otoñal del Primavera Sound. Barcelona, Madrid y, este año, Guimaraes (Portugal), concentran, a principios de diciembre, una muy buena selección de la música independiente internacional con sus sorpresas, ausencias de última hora –Cat Power– e invitados ilustres.

Frente a su hermano mayor del mes de mayo -San Miguel Primavera Sound- quizá se vean pocas camisetas y muchos abrigos; sin embargo, lo que es seguro es que no faltarán las permanentes gafas de sol. Son cosas que pasan en los festivales pero, claro, esa es otra historia. EFE

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s