Archivo mensual: junio 2013

Capsula del día de la música

Hoy es el día de la Música y empieza el verano en esta zona del planeta Tierra. Dos noticias que nos animan el corazón. Para celebrarlo incluimos este vídeo -que acabamos de recibir- de Capsula, un grupo vasco-argentino que seguimos desde hace años.

En este Youtube, Capsula presenta la canción “Seven  Crimes”, adelanto de su próximo disco Solar Secrets, producido por Tony Visconti. La grabación es en directo y se hizo esta primavera  en los estudios de la radio  KEXP, en Seattle.

Por cierto, hoy tocan en Madrid. No digo más….

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, música, medio ambiente

Ríos Montt: un mes después de una condena que quizá nunca será

Ríos Mott escuchando con cascos durante la vista juidicialPor José Carlos Móvil (Tribuna Niusblog)

Todo fue culpa de Jazmín Barrios. O gracias a Jazmín Barrios. Depende del bando del que se vea.

El 10 de mayo de este año, la jueza guatemalteca Jazmín Barrios  condenó al ex militar y golpista Efraín Ríos Montt a 80 años de prisión, luego de declararlo culpable de genocidio contra la etnia indígena ixil.

De acuerdo a este veredicto, el ex general de 86 años fue responsable  intelectual en 1982 de la muerte de 1 771 ixiles en el departamento de Quiché, al noroeste del país, cuando era el Jefe de Estado de facto. Todo ello en pleno apogeo de la guerra civil que afectó al país durante 36 años y dejó entre 200 000 muertos o desaparecidos.

Hoy, más de un mes después, en el proceso judicial se han dado dos novedades: en primer lugar, la Corte de Constitucionalidad (tribunal con independencia de los demás organismos y última palabra en el orden de la defensa de la Constitución) ha anulado la sentencia y ordenado que el juicio vuelva hasta donde estaba el 19 de abril de 2013. En segundo lugar, se ha programado la continuación del debate en una corte hasta abril de 2014.

¿Cómo se llegó hasta aquí? Debido a Jazmín Barrios.  

Ríos Montt perdió todo tipo de inmunidad por sus supuestos actos el 14 de enero de 2012, cuando entregó su cuarto mandato como diputado (12 años). Un mes antes, en diciembre de 2011, se presentó voluntariamente ante un juzgado, para ver si habían cargos en su contra. Sabía que irían a por él.

El papel de la jueza Jazmín Barrios fue fundamental para encausar a Ríos MottUn año más tarde, en enero de 2013 y tras un proceso entorpecido y retardado con éxito por los abogados de Ríos Montt, el ex golpista finalmente  fue declarado sujeto de enjuiciamiento por los delitos de genocidio y crímenes contra la humanidad.

Es aquí donde entra Jazmín Barrios, a quien se le asignó el juicio –después de que otro juez se excusara- en marzo y apenas unos días después ya tenía a Ríos Montt en el estrado. En tiempo récord, el ex general se encontraba ya escuchando en el primer día del debate oral público a un testigo declarar como en 1982 el Ejército de Guatemala ingresó en su aldea y mató a 35 personas desarmadas, entre adultos y niños. ¿El motivo de la masacre?  Los militares argumentaban nexos de las aldeas con los guerrilleros.

En un país donde la ley se cumple poco o nada y donde puede resultar más que común que los procesos legales lleguen a durar lustros, Barrios escuchó a testigos y peritos durante dos meses para finalmente dictar sentencia el 10 de mayo.

La juez concluía el proceso, igual que como lo hizo en marzo de 2001, con el veredicto de “culpable” para Byron Lima Estrada y también para su hijo Byron Lima Oliva por el asesinato del sacerdote Juan Gerardi en 1998, quizás el último incidente trascendental ligado al conflicto armado interno. Algunos recortes de prensa indican que desde ese año, en días complicados, Barrios acostumbra llevar un chaleco antibalas por debajo de la ropa.

El obispo guatemalteco fue asesinado en 1998Lo que sucedió días después es muy complicado de explicar, pero solo refleja las lagunas en la que se encuentra hundida la justicia guatemalteca. En síntesis, los defensores de Ríos Montt alegaron con éxito que el segundo juez que llevó el caso no fue notificado sobre una decisión por parte de una Corte de Apelaciones que revocaba una decisión de la primera juez que había tomado el juicio.  Y por ello, todo lo actuado desde ese momento quedaba anulado.

A Barrios, entonces, se le ordenó el 19 de abril que anulara el juicio pero ella solamente cumplió con revocar la decisión de la primera jueza y siguió adelante hasta dictar sentencia finalmente el 10 de mayo.  La jueza estaba decidida a cumplir con su deber y así lo hizo. El veredicto final tuvo tanta importancia que fue transmitido en vivo por la televisión local.

Días después sucedió lo lógico. La Corte de Constitucional, quizás embargada por su interés de justicia o quizás preocupada porque la Patronal advertía en campos pagados en prensa que se había violentado el debido proceso judicial, revocó el veredicto y ordenó que el juicio volviera ‘en el tiempo’ al 19 de abril. Así, tendrán que volver a dar su testimonio algunas mujeres violadas durante el conflicto armado, personas que vieron morir a sus familiares y algunos expertos en temas relacionados con el genocidio.

Tras lo sucedido, Barrios decidió excusarse de seguir llevando el juicio. Al menos en la sala que preside, Efraín Ríos Montt ya fue declarado culpable. Y eso servirá de consuelo a muchos guatemaltecos, a los mismos que vieron con desilusión como un nuevo juez ha tomado el caso y lo ha pospuesto un año argumentando que tienen mucho trabajo con otros juicios pendientes.v

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, América Latina, derechos

“Auto”, un documental de obreros de la música

Hola, me llamo Jero Romero y pido la colaboración de la gente para grabar mi primer disco en solitario“. De esta forma y en vídeo, el excantante del grupo The Sunday Drivers pedía dinero a sus fans desde un portal de Internet dedicado a la financiación de proyectos “online”.

En menos de 13 horas, Jero consiguió los 10.500 euros que necesitaba para grabar y editar “Cabeza de león” (2011), su propio álbum, financiado íntegramente por el sistema “crowdfunding”, una palabreja inglesa que significa “micromecenazgo” y que es una aportación económica de muchos donantes para una causa a través de Internet.

Presentar esta nueva cultura de autoedición musical es el objetivo del documental “Auto”, una obra del realizador Luis Alfaro, que estos días se puede ver en Madrid -Círculo de Bellas Artes-, después de haber pasado por los festivales Abycine (Festival Internacional de Cine de Albacete), el Dock of The Bay de San Sebastián y el Fecicam de Castilla-La Mancha.

Es un documental musical sobre el auge de la autoedición digital, más o menos centrado en el sonido indie“, lo define Alfaro, guionista y director de esta película sin narrador pero cargada de canciones y testimonios de músicos.


Junto a Jero Romero, en el documental aparecen artistas como Amaral, Vetusta Morla o Nacho Vegas, que explican sin pelos en la lengua sus diferentes razones para pasar a la independencia más absoluta y editar, por su cuenta y riesgo, sus propios trabajos.

En “Auto” -obra también autoproducida-, podemos ver, según Alfaro, un doble retrato de la actualidad: “Por un lado, se analiza el sector, el estado de la industria, con sus luces y sombras; por otro, encontramos al artista en la intimidad y tratamos de conocer sus motivos para hacer canciones“.

En este viaje, la cámara espía el espíritu de grupo y camaradería de la furgoneta de Vetusta Morla, palpa los nervios del excantante de Sunday Drivers cuando abre su primera caja de discos y se teme “lo peor“, y observamos como Ana de la banda Coffe&Wine prepara el café en una colorida cafetera italiana.

Estos detalles que definen a una nueva generación de artistas, no esconden el conflicto entre el creador y la industria. Ejemplo de ello es el caso de Nacho Vegas.

El asturiano, que abre el documental con la canción “La gran broma final”, explica cómo creó junto a otros autores “Marxophone” (sello nacido en 2010 con el espíritu de autogestión) después de sentir que tenía que pedir permiso para poder cantar sus propias canciones.

En esta línea, quizá la evidencia más clara está en el grupo madrileño Vetusta Morla. Guillermo Galván, compositor y guitarrista de la banda, explica porqué decidieron autoeditarse tras años de rechazo.

Las opciones que teníamos sobre la mesa eran escasas y la mayoría no aceptaba nuestra manera de funcionar. Queríamos decidir sobre el disco -“Un día en el mundo”- antes y después de la grabación. No queríamos que se convirtiera en un objeto ajeno en el estante de cualquier tienda“.

Después de 10 años de carretera y esfuerzo, el grupo madrileño consiguió, para sorpresa de todos, El documental "Auto" descubre un mundo musical autogestionadollegar al gran público. “Durante la gira, nos dimos cuenta de que las canciones se habían convertido en algo importante para la gente y no sólo por lo que eran, sino por la manera en las que las habían descubierto, sin intermediarios ni grandes campañas promocionales“, reflexiona Guillermo.

Apostar por la autoedición también tiene sus riesgos. Santi Campos, de Amigos Imaginarios, confiesa en el documental que todavía están pagando el crédito de su anterior disco “El maestro Houdini” (2007), aunque, por suerte, la deuda no les ha impedido seguir facturando deliciosas canciones.

El documental, que recoge más hallazgos para el público mitómano –Fernando Alfaro y Joaquín Pascual, de nuevo juntos-, trasciende la faceta del “Juan Palomo” y reivindica una nueva actitud ante el trabajo creativo.


Son emprendedores en todos los sentidos. Los conflictos artista-sello se parecen al de cualquier empleado con su empresa. Si sientes que no se te valora, tu jefe se queda con tu dinero y ves la oportunidad de montarte el negocio por tu cuenta, cualquiera lo haría“, comenta Luis Alfaro.

Además, este “háztelo tú mismo” cuenta a su favor con la explosión tecnológica. El abaratamiento de costes ha ayudado decisivamente en la autoproducción musical y hace posible “montártelo por tu cuenta”.

Esta es la idea. Dice Guillermo de Vetusta que, al fin y al cabo, no hay que buscar claves para escuelas de negocio. “Somos personas que hacemos y grabamos canciones, las compartimos en directo y buscamos formas para hacer carrera de ello de la forma más honesta posible; nada más“. Y nada menos.

Deja un comentario

Archivado bajo cine, Economía, música