Archivo de la etiqueta: siniestro total

“Ayatolah mola”, con perdón

Diga sin miedo en la panadería árabe del barrio: “Ayatolah, no me toques la pirola“. Tararee mientras viaja en autobús: “Los chochos voladores, vienen por mí”. Grite en la junta de vecinos: “Mata hippies en las Cies ¡Aaaah!”. ¿Qué? ¿No tiene valor?.

No se preocupe, ya lo hicieron por usted hace 30 años cuatro jovencitos de Vigo llamados Siniestro Total y, todavía, siguen vivos.

Nos remontamos a noviembre de 1982. Días antes de la llegada de Felipe González a la Moncloa, la discográfica independiente DRO (Discos Radioactivos Organizados) pone en el mercado el álbum “¿Cuándo se come aquí?” del grupo gallego Siniestro Total.

Sólo ver la portada de Óscar Mariné impacta al aficionado. Los cuatro componentes de la banda aparecen caracterizados como los Hermanos Dalton, con sus bolas de prisionero en la mano y un cierto aire de autosuficiencia.

Pero lo peor estaba dentro: Quince canciones, breves, rápidas, con dos o tres acordes y muy descaradas. En los treinta minutos que dura la experiencia se habla de esqueletos sin pilila, novias con cáncer de mama, ahorcados empalmados, revistas porno y otros enemigos de Alá.

Para Julián Hernández, padre, hijo y Espíritu Santo de Siniestro Total, el disco fue “un bombazo”, que animó el mercado de la música independiente y que llegó a enfadar “incluso a los propios punks, que nos retiraron el saludo”.

“Eso era ser punk, molestar incluso a los míos”, añade en una entrevista con Efe, donde revela que el título del disco surgió durante su grabación, en los estudios Colores, de Mejorada del Campo (Madrid), buscando un bar “donde comer algo”.

German Coppini, singular cantante en este primer álbum y principal receptor de los escupitajos en las actuaciones de la época, destaca sin cortarse que el disco “fue el inicio de los inicios, la creación del mundo”.

“Vivíamos una época de euforia. Había muchas cosas, fanzines, nuevos programas de radio, sellos discográficos. Y había un denominador común: no había reglas. Y si las había, nos las saltábamos a la torera, eso era lo excitante”, señala Coppini.

Esta ruptura era muy evidente en las letras. Cuesta creer que, actualmente, canciones como “Ayatolah, no me toques la pirola” pasaran el filtro de la comunidad islámica. U otras como “Aunque esté en el frenopático, te tiraré del ático”, superarían el control del buen gusto.

“Ahora te mirarían mal, te llevarías fatal con parte de la sociedad, gente que no entiende la ironía”, dice Miguel Costas, una de las patas sonoras y vibrantes de la banda viguesa.

El autor de la brutal “Nocilla, ¡qué merendilla!” y que, tras su trabajo en Los Feliz, vuelve a reivindicar en la escena su propio nombre, se muestra crítico con la autocensura de los artistas y recomienda la libertad de expresión y su uso lúdico.

“Antes del disco, no nos pensábamos dedicar a la música. Tocábamos fatal pero teníamos actitud. Lo hacíamos porque lo pasábamos bien y ya está. Todavía mi madre me pregunta cuándo voy a trabajar de verdad”, resalta con retranca.

Su excompañero de armas, Julián, también lo tiene claro: “Lo que pasa es que nos hemos vuelto muy pacatos. Colectivos minoritarios son todos salvo tú y yo; es decir, varón, europeo, de mediana edad, blanco. Sin embargo, al final, resulta que también somos minoría ¡qué carajo!”.

En el 30 cumpleaños del “elepé” -como se decía antes, apunta Julián- , se pueden encontrar canciones con rimas cándidas tipo “Juegas al palé, te huelen los pies”, y profundas descargas de mal gusto como anunciar la invasión de vaginas carnívoras voladoras o hablar de infidelidad con un lechero “que da leche de verdad”.

Siniestro en su segundo trabajo “El Regreso” (1983) mantuvo su ritmo acelerado y sus letras incorrectas -“Más vale ser punki /que maricón de playas”-; Germán abandonó la banda para formar Golpes Bajos -“necesitaba escribir mis propios temas”, confiesa-, y quedó inaugurada lo que se llamó la movida viguesa con el actual director de la SGAE, Antón Reixa, entre sus capitanes resentidos.

La línea gamberra de Siniestro Total se moderó cuando aprendieron a tocar los instrumentos musicales. Muchos grupos siguieron su pista y se deslizaron hacia, lo que se llamó, el Rock Tuno (testosterona, alcohol, electricidad y rimas fáciles), sin encontrar el espíritu punk e incorregible de “¿Cuándo se come aquí?”.

Su legado, en cambio, sigue presente. Y su tirón. Este mismo año, Munster Records reeditó el álbum en vinilo y sus 700 copias de tirada “volaron” literalmente, según la compañía discográfica.

Treinta años después, este “disco punto de partida” -como lo define Miguel- sigue escandalizando a oyentes y lectores. Por todo ello, no podemos finalizar la crónica sin pedir nuestras más sinceras disculpas. Estamos en otra época, ayatolá.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, música

música gallega y vasca para electores en jornada de reflexión

Gallegos y vascos eligen sus parlamentos autonómicos este domingo. Al calor del autogobierno, han surgido numerosas bandas que exportan un estilo propio, una lengua autóctona y una forma singular de expresión musical.

Ya queda lejos la movida viguesa de los ochenta, el Donosti Sound o la explosión del rock radical vasco, pero el poso que dejaron estos movimientos musicales ha contagiado a toda la sociedad.

Ejemplo de ello se encuentra en los principales candidatos vascos. Revisando sus webs de campaña podemos encontrarnos a un Patxi López, melómano, que confiesa tener más de 8.000 CD’s y vinilos; a un Iñigo Urkullu, coleccionista de instrumentos musicales de viento, o a un Antonio Basagoiti cuyo lema en su blog es “Más allá de una política pop”.

También se dice que fue el propio candidato popular a la Xunta gallega, Alberto Núñez Feijóo, quien propuso al grupo pop ferrolano Los Limones que compusieran el himno de campaña de 2009 – “Chegou o momento” (Llegó el momento)- y el actual “Veña, Galicia” (Venga, Galicia).

Al margen de aficiones personales de políticos a tiempo completo, la escena de la música independiente en ambas comunidades históricas disfruta de muy buena salud.

En el País Vasco, el euskera sirve de eje sonoro y su impacto cruza el río Ebro. Los guipuzcoanos Lisabö son la punta de lanza. Su disco “Animalia Lotsatuen Putzua” fue elegido uno de los mejores del año 2011 por la prensa especializada y su rotundo directo hardcore ha visitado todas las plazas peninsulares con éxito de crítica y público.

En el propio circuito euskaldun, se multiplican las bandas de rock como los veteranos Pattata Sendaezinak, los navarros Berri Txarrat o los duros Mutürbeltzla.

Uno de los padres de todo esto es el ex Kortatu y ex Negu Gorriak, el irundarra Fermín Muguruza, que ahora se encuentra en plena promoción de “Zuloak“, un documental que recoge la historia del combativo grupo de rock femenino que da título al filme.

No quita que, en un estilo más indie pop, destaquen bandas que cantan en inglés como los reconocidísimos Delorean (léase Pitchfork o The Guardian), los bailongos We Are Standard (los chicos de la fotografía superior) o los novísimos Wilhem and the Dancing Animals que este sábado presentan disco en la Azkona de Bilbao.

La lluvia, el chirimiri del norte, nos conecta con el extremo más occidental de la península. Galicia, sitio distinto como proclamaba el actual director de la SGAE, Antón Reixa, es también una generosa jungla de diversidad musical. Gaitas eléctricas, estajanovistas del noise y guerras de orquestas –París de Noia versus Panorama– conviven en un país que ha superado los tópicos y que derrocha muy buen ritmo.

Consolidados ya en la escena y cantando en castellano, destacan Triángulo de Amor Bizarro (TAB), Novedades Carminha, Disco Las Palmeras! y Eladio y los Seres Queridos, cada uno con personalidad musical y “cousas novas que contar”.

El caso de TAB es cuando menos sorprendente. Su último disco “Año Santo“, publicado en 2010, agotó su edición vinilo, fue elegido uno de los grandes del año y les ha permitido seguir girando por todo el mundo sin complejos.

La semana que viene, por ejemplo, tocarán en el Festival de Albacete Abycine con un “set único con imágenes de la filmografía de Alejandro Jodorowsky y con canciones compuestas para la ocasión”. Sin duda, gente distinta.

En lengua gallega, se agrupan otras experiencias menos populares pero igual de innovadoras. Ataque Escampe, Dios Ke Te Crew o Fluzo, cada uno a su manera, entroncan con las corriente musicales contemporáneas y buscan su espacio como ya hicieron en su día Os Resentidos o Heredeiros Da Cruz (estos últimos de nuevo en la carretera después de su separación en 2007).

Tras el telón de los grelos se esconden centenares de propuestas que han superado la siempre popular “Miña Terra Galega” de los ochenta. Como en el País Vasco, la vida musical de estas dos comunidades históricas, que eligen sus parlamentos el domingo, crece para adentro y se expande por todo el planeta. O casi.

Deja un comentario

Archivado bajo música, política

menos mal que nos quedaba Portugal

(Esta fotografía está tomada en el barco que cruza el río Miño desde la Guardia (España) a Caminha (Portugal)

Grecia, Irlanda y, ahora, Portugal. El país vecino solicitó anoche el rescate de la UE. La guerra entre los Gobiernos y los mercados financieros sigue viva. Y el escudo portugués ha caído.

Adjuntamos listado con palabras que escucharemos estos días en las tertulias. Entretanto, las barbas en remojo.

Acrónimos peyorativos para iniciados

+ PIGS:   Se trata del acrónimo PIGS (cerdos), formado por las iniciales -en inglés- de Portugal, Irlanda, Grecia y España, usado por la prensa anglosajona en los noventa. De momento, falta la S de Spain. Uf!!!!

+PIIGS: El Financial Times -no traducir como timo financiero- usó una I más para referirse a Italia. Eran los cinco países con problemas de deuda pública.

+GIPSY: La simpática prensa anglosajona ha utilizado este acrónimo en los últimos meses. Gipsy (gitano en inglés) está dedicado a Grecia, Irlanda, Portugal, España e Italia.

+STUPID: (España, Turquía, Reino Unido, Portugal, Italia y Dubai) por la crisis fiscal

Para no caer en el pánico financiero, se aconseja escuchar el disco que aparece junto a esta columna. Publicado por DRO en 1984, “Menos mal que nos queda Portugal” es el tercer disco del grupo de rock gallego Siniestro Total. Un poco de ruido y humor en el día que nos van a subir los tipos de interés. Obrigado.

1 comentario

Archivado bajo actualidad, Captain Gomez, Economía

menos mal que nos queda Afganistán

Dando la vuelta al pañuelo kosovar

Dando la vuelta al pañuelo kosovar

Ha pasado ya más de una semana desde que la ministra Chacón anunció la retirada de las tropas de Kosovo. Y se pueden elaborar algunas conclusiones:

1.Nuestros soldados siguen en Kosovo.

2.Estados Unidos anuncia el envío de más tropas de Afganistán.

3.España es un país machista según Trinidad Jiménez.

4.La Audiencia Nacional celebra el juicio sobre las identificaciones de los fallecidos en el accidente del Yak-42.

5.OTAN, no de entrada, que dijo Solana en el 82 para, después, dirigir el bombardeo sobre Belgrado en el 99, anda mosca con España.

6.España enviará más tropas a Afganistán.

7.Chacón rima con el  punta-tacón de un baile gallego. Y como decía Siniestro Total “Menos mal que nos queda Portugal”.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, Captain Gomez