Archivo mensual: diciembre 2013

Yo suspendí el examen para ser músico callejero

La sección de Cultura de la Vanguardia recoge una muestra más de periodismo gonzoLa propuesta del distrito Centro de Madrid de examinar a los músicos callejeros que se ganan la vida en sus calles levantó este mes de diciembre una polvareda mediática casi mundial.

El caso tampoco era tan raro; ciudades como Barcelona, Bilbao o Valencia -en España-, tienen sus propias ordenanzas sobre el uso de la vía pública para el arte sonoro.

La gracia del asunto es que, si superabas la prueba, te daban un carné para poder tocar en el distrito y, de esta forma, te avalaba una institución oficial tu condición de músico para la calle.

Ni corto ni perezoso me presenté junto a un amigo con el cual había montado un grupo de rock en los noventa.  La idea de fondo era escribir una crónica para la agencia EFE desde dentro de la prueba; había que contar qué era lo que pasaba en el recinto del Conde Duque, lugar donde nos habían citado.

La experiencia está resumida en el artículo “Yo me examiné para ser músico callejero” y se publicó en decenas de medios  en internet. Incluso, el periódico La Voz de Galicia sacó la crónica en su edición en papel.
La Voz de Galicia se hace eco de la gomicrónica

La historia dio mucho juego e, incluso, algunos tipos grabaron la actuación de su examen.  Esos, pasaron. Yo suspendí.

Así de triste es la vida. Mucho éxito con la crónica para la agencia EFE, mucha palmadita en la espalda de compañeros del trabajo, muchas gracietas pero, al final, suspendí, no pasé la prueba.

No fui el único. Cerca de 300 artistas nos quedamos al margen de la ley musical del distrito Centro de Madrid.  No importa. Seguiremos intentándolo.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo gomicrónica, música, periodismo